Comunicado de la Asamblea de Gamonal ante los intentos de criminalización

Después de leer las noticias relacionadas con el informe policial que vincula al movimiento de Gamonal con determinados grupos de izquierdas o gente de ideas anarquistas, creo que debemos hacernos algunas preguntas y varias reflexiones.

Las primeras son: ¿Qué pasa si entre nosotr@s hay personas con este tipo de ideas? ¿Dónde está escrito que no se pueda ser, por ejemplo, anarquista? Las respuestas son claras: Nada y en ningún sitio.

En las multitudinarias movilizaciones que hemos visto estos días hemos podido constatar la presencia de anarquistas, comunistas, gente del PSOE, de organizaciones sindicales, e incluso de gente que en su día votó al PP. Todo esto viene a demostrar que la asamblea y el movimiento son complejos y diversos, al igual que la sociedad a la que pertenece. Por eso, cuando desde el poder tratan de criminalizarnos poniendo el foco sobre personas a las que se acusa de ser anarquistas, individualmente nos sentiremos más cercanos a l@s compañer@s con estas ideas. Y si mañana se trata de criminalizar a comunistas, pues nos sentiremos comunistas. Y puestos a imaginar absurdos, si dentro de unos días dicen que el problema es que hay gente del Madrid o del Barça, muchos también nos sentiremos madridistas y/o barcelonistas.

Por otro lado, ¿puede la policía preguntarnos por nuestras ideas o filiación política? ¿Puede basar sus investigaciones y actuar basándose en las ideas que tenemos? La respuesta es no. Y su propia ley así lo dice. Si están interesados en buscar las personas que originan el conflicto y las manifestaciones de violencia, les sugerimos que miren en sus propias filas. También pueden buscar entre los gobernantes y poderosos que planifican actuaciones en contra de los intereses del pueblo y cuando este se rebela mandan a la policía a reprimirlo. Y es que aunque no sea tan visible, para nosotr@s esta es una violencia constante, más costosa y mucho más indiscriminada.

Nuestra asamblea está formada por personas con diversidad de ideas, creencias y perfiles. Hay gente joven, mayor, mujeres, hombres, comerciantes, trabajadoras, pensionistas, obreros… y por desgracia demasiada gente en paro. Y es aquí donde el poder y sus policías tienen un problema. Tomando prestado alguna frase de temas de chavales raperos, tal vez nos ven como hormigas y por esos nos tratan de “hormigonar” con sus obras faraónicas y sobre todo nos “asfaltan” el respeto.

Se les olvida u ocultan las cuestiones más evidentes. Y es que esta sociedad sigue tirando gracias a los trabajadores y trabajadoras, y a pesar de ellos. Así las fábricas funcionan gracias a los obreros y obreras, y no por la flexibilidad laboral o por las leyes aprobadas en contra de la clase trabajadora. Los hospitales y escuelas siguen funcionando por la tenacidad y profesionalidad de muchos de sus trabajadores y a pesar de los recortes que las administraciones implementan. Si se quiere hablar de “milagros económicos” no debemos mirar a Montoro o de Guindos, mejor nos fijamos en pensionistas, parados o amas de casa que con presupuestos ridículos son capaces de alimentar, vestir y sacar adelante a familias enteras.

Estas son nuestras gentes y estos son los mimbres con los que tejemos nuestra asamblea. Y es que aquí no sobra nadie, o como dijo alguien, todo el mundo es necesario, nadie es imprescindible.

Dentro de esa visión miope que pretende convertirnos en una especie de hormiguero o colmena, no sabemos que papel se arrogan los poderosos, la policía y algunos medios de comunicación. Tal vez sean la bota que pretende aplastarnos, tal vez se crean reinas con derecho a someter y acabar con la dignidad en nuestras vidas. Si es así, queremos que sepan que las obreras hemos decidido que no lo vamos a consentir, y que si sobra alguien son los “zánganos” y “reinas” que pretenden gobernarnos para continuar aumentando sus beneficios.

GAMONAL NO SE VENDE BARATO

Esta noche ha tenido lugar un contundente acto de desobediencia frente a la prepotencia de un ayuntamiento que ha hecho oídos sordos al rechazo mostrado en los últimos meses a la realización del proyecto “Bulevar” un auténtico “sacacuartos” a todas luces indefendible y sobre el que vemos innecesario extendernos.

 DSCI0016

La indignación y el descrédito producido tras ver desde el pasado jueves cortada la calle Vitoria se condensó en una concentración espontánea convocada a las 17,00 horas del viernes a la altura de la “gasolinera de la telefónica”  a la que se fue sumando gente según iba cayendo la luz del día. Esa misma tarde, la plataforma “Bulevar No Ahora” compuesta en su mayoría por organizaciones políticas de primera división y otras asociaciones vecinales  se disolvía al ver que la protesta podía adquirir tintes no aptos para una campaña de marketing electoral.

DSCI0010

Aún no marcaban las 22,00 horas cuando la calma tensa  daba paso a una carga policial que provocó un coche del CNP  que se cruzó a gran velocidad frente a la primera línea de manifestantes. A partir de ese momento la calle comenzó a arder literalmente cuando cientos de  personas tomaron la zona de obras volcando contenedores y, de paso, aprovechando para golpear a entidades responsables de la crisis que estamos pagando la gente de abajo.

 DSCI0011

Conforme pasaba el tiempo más y más personas comenzaban a salir de sus casas dando forma a un verdadero acto de rebeldía que siguió el ritmo de una cacerolada espontánea que emanaba  de muchos de los balcones de las viviendas mientras unos desorientados antidisturbios no sabían hacia donde ni a quien cargar.

 DSCI0018

Se abre así una nueva etapa en la lucha en contra de las obras del bulevar. El pueblo de Gamonal ha roto la baraja harto de jugar bajo unas reglas que dan ventaja a los de siempre. Sin duda la lucha será criminalizada por los medios más oficialistas, pero a buen seguro conseguirá alterar la agenda rigurosamente planificada por esos que ya se estaban frotando las manos mientras contaban los beneficios a repartir y preparaban futuras campañas electorales… Y es que con el dinero de la gente humilde no se juega…

Nuevas concentraciones están en camino. Estaremos atentas.